lunes, 7 de noviembre de 2016

EL BOSQUE DE LOS MILARIOS (Via Nova o ruta de los seis puentes)


La primera vez, lo vi de lejos no llegué  a adentrarme, caía la tarde y una suave brisa acariciaba las copas de los arboles y un sol tardío dejaba ver un delicado y suave manto de seda verde con reflejos dorados, fue esa belleza la que hizo que quisiese  volver y adentrarme en sus entrañas.
Y, otra mañana de octubre allí estaba yo, dentro del bosque caminando a ratos  por una senda empedrada y a ratos por senderos llanos rodeada de robles (carballos), acebos, tejos, sauces, avellanos, madroños, ... , testigos del pasado y del presente , si miras a tu alrededor todo es belleza,  estallan hojas de un verdor amarillo en este otoño tardío, pero a medida que avanzo se ven  algunas ya doradas que anuncian la belleza que está por llegar, los madroños nos muestran sus frutos maduros, están exquisitos  y hay tantos ...
 Impresionante el sendero, ver los musgos creciendo sobre las rocas y los troncos de los viejos arboles, riachuelos y arroyos por donde corre el agua cristalina bajo la sombra de los arboles que lo rodean,  toda mi imaginación no basta  para abarcar  las estaciones venideras, el bosque me pide volver  para vivirlas.
 Y ese  río rápido y alegre como joven que entra en la vida, ruge y salta desordenadamente formando pequeñas cascadas ; ya le llegará la calma y hará más lenta su corriente al llegar a la llanura horizontal y monótona. Y a cada milla andada, nuevas piedras  que te hacen pensar en los siglos pasados en los años de historia que guardan estos bosques .
 Vaya, me olvidaba de los puentes
Y los milarios, bueno, algunos,
Y para terminar las primeras estampas otoñales, espero que os gusten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario