viernes, 2 de septiembre de 2011

MI CAMINO DE SANTIAGO (3)

SARRIA.-                               EL MUNDO AL REVÉS


Hemos llegado al hostal, está en las afueras de Sarria, la dueña está en la cocina, la camarera se hace un poco la sueca cuando le decimos que teníamos una habitación reservada, nos da largas, con la excusa de que tiene que venir la dueña, nos tienen un buen rato esperando, así que al final decidimos sentarnos en el comedor y pedir algo para comer,  mientras estamos en el comedor por comentarios de la dueña nos percatamos que las habitaciones no están preparadas todavía, la chica que tenia que limpiarlas esa mañana no ha aparecido, y la dueña ha tenido demasiado trabajo en la cocina para hacerlo ella.

 Por fin la camarera consigue localizar a la muchacha que les hace la limpieza, todo había sido un mal entendido, creyó que ese día no tenía que ir, por lo qué a primera hora se había desplazado a Lugo y no la pudieron localizar, así que llegó y se puso manos a la obra, comimos con toda la tranquilidad del mundo y cuando ya habíamos terminado de comer aparecen nuestros compañeros, debían ser cerca de las cuatro, se sentaron a comer.

A San le dolían los pies, yo también los tenia doloridos aparte de alguna que otra pequeña vejiga. Los acompañamos un rato tomando un café y un helado y cuando la dueña nos avisó que ya estaba lista la habitación, yo decidí subir a refrescarme un poco, ella me acompañó muy amable, me ofreció unas zapatillas nuevas y diversas cremas refrescantes y tonificantes para mis pies, los tuve un rato a remojo en agua con sal, y luego, después de masajearlos y untarlos bien untados me recosté encima de la cama, al poco rato siento subir a Maruja y a Isa con San y Chelis.(el Fraile y Moncho, se habían ido a Triacastela a buscar el coche).

  De repente oigo a Maruja voz en grito, “Esta habitación es una mierda, yo aquí no duermo, yo aquí no me quedo”, la verdad es que yo estaba acostada con los pies embadurnados y en principio no me levante, me extraño un poco, la habitación que me habían dado a mi era normal, no tenia ningún lujo, dos camas, baño, televisión, estaba limpia, eso si era exterior. Oí a Isa que intentaba tranquilizarla pero sin éxito, así que me levanté y salí al pasillo, pregunté que pasaba, lo único que hacia era insultar a la dueña del hostal, que ella allí no se quedaba, que esa habitación no olía bien, que no se le daba a nadie, etc, etc,…, me acerqué a mirar como era la habitación, era una habitación de matrimonio, estaba limpia, lo único es que era interior, y al abrir la ventana vi que daba a un patio interior, donde había  lavadoras y estaban depositadas las sabanas que acababan de sacar de las camas, me acerqué a ella y le dije que tranquilizara que podía quedarse en mi habitación que a mi me daba lo mismo, Isa también le ofreció la suya, pero ella se negó, siguió increpando a la dueña, me hizo sentir vergüenza ajena,  dijo que hacia muchos meses que tenia reservada la habitación y que no podían tratarla así, insistí en mi ofrecimiento a lo que contestó, que la mierda que no quería para ella tampoco se la daba a los demás, la dueña se ofreció a buscarle habitación en otro sitio pero no hubo manera, yo tenia una lista de los lugares donde dormir en Sarria con los números de teléfono, pero no lo quiso, tenia muy claro lo que quería hacer, llamó directamente a la casa de turismo rural de Triacastela (la que tenía piscina) en la que nos alojamos el día anterior y una vez que le confirmaron que había una habitación disponible llamó al Fraile, le dijo que ella allí no se quedaba, que la habitación era una porquería, que pasase a recogerla.
La verdad es que lo pasé mal, la cosa no era para tanto, incluso llegué a pensar que ya lo había planeado de antemano, que le apetecía volver para Triacastela y pasarse la tarde tirada en la piscina como el día anterior.

Monasterio de Samos
 Todos los planes que habíamos hecho para ese día se fueron al garete, teníamos planeado llevarles a conocer Samos y a tomar el pulpo, pero se fueron y quedaron de encontrarse en Sarria con el resto ( yo me excluyo pues estaba saliendo más temprano que ellos) para retomar el camino al día siguiente a las ocho de la mañana.

Descansamos un rato  y como a San le dolía bastante un pie a eso de las siete bajamos a Sarria, nos dirigimos al centro de salud, donde un médico vio a San y como nos temíamos, le dijo que no podía seguir caminando, que tenia que poner el pie en reposo, luego fuimos al pueblo a comprarle unas chanclas y a continuación nos dirigimos al casco antiguo, a conocer Sarria.

+

Situada como plaza fuerte en lo alto de una colina, fue fundada en el Siglo XII con el nombre de Vilanova de Sarria por el rey Alfonso IX, que moriría en la misma villa durante una peregrinación a Santiago en el año 1.230. Además de la vistosa Iglesia de Santa Mariña, con su aguda torre neorrománica del Siglo XIX, entre sus monumentos históricos destaca la Capilla del Salvador, gótica del Siglo XIII, y el Convento da Magdalena, edificado a lo largo de varias épocas y con una mezcla de varios estilos. En lo más alto de la colina se conserva todavía un único torreón del Castillo de los Marqueses de Sarria, destruido durante las revueltas irmandiñas.
Luego nos dirigimos a una tasca a beber una cerveza y al comprobar que las tapas tenían buena pinta y los precios eran asequibles, ya nos quedamos a cenar allí. Al acabar de cenar dimos un pequeño paseo, las calles estaban atestadas de gente.

Volvimos al hostal, tomamos algo en la cafetería y le pagamos la habitación a la señora y nos fuimos a dormir. Hoy he hecho muy pocas fotos, los acontecimientos de la tY esto solo ha sido el aperitivo.........      

No hay comentarios:

Publicar un comentario