domingo, 8 de mayo de 2011

MI CAMINO DE SANTIAGO (2)

2ª etapa: Triacatela-Sarria 

 TRIACASTELA

Son las 12,30, ya en Triacastela, he dado un pequeño paseo por el pueblo, luego me senté en la terraza de un bar a esperar a mis compañeros de camino, primero un agüita para refrescarme, luego me he tomado un vinillo de la zona, en la mesa de al lado unos paisanos, veraneantes de esos que tienen raíces en el pueblo, pero que un día emigraron al País Vasco o a Cataluña en busca de una vida mejor, hemos estado hablando largo y tendido, me han resumido un poco como es la etapa que emprenderé mañana, hoy ha sido una etapa corta, relativamente fácil pero mis compañeros aun están a varios Km, y aquí al fresquito se está bien, ya pasan de las dos, cuando me llaman por teléfono preguntándome donde estoy, que ya han llegado y se han quedado en un bar que hay enfrente al albergue, les digo que los estoy esperando en el centro del pueblo, que bajen, al cabo de un rato aparecen Moncho y Chelis, el resto no quiso bajar se quedaron comiendo arriba en el bar, se sentaron conmigo, nos tomamos otro vinillo y desandamos lo andado, cuando llegamos al bar ya habían comido, ni nos esperaron, ahora que lo pienso me lleve un chasco, pero en ese momento no le di mucha importancia, recuerdo que tomé un plato de ensalada de pasta y continuación, nos dirigimos a Casa Pacios, una casa de turismo rural a 2k de Triacastela, donde habíamos reservado para dormir, la casa una preciosidad y con piscina, me pegue una ducha y le di un poco de descanso a mis pies, algunos se fueron directos para la piscina, un bañito y al sol, durante un par de horas, luego una siesta, yo salí a dar un paseo, al final, decidimos bajar al pueblo a dar una vuelta, comprar algo de fruta, chocolate, pan y bebida, Maruja y el Fraile, no quisieron bajar pusieron como excusa que no cabíamos los siete en un coche.


El único establecimiento que encontramos, era un supermercado-librería-estanco-regalos-loterías que debía de estar sobrado de clientela, y tenia prisa por cerrar, así que compramos lo que pudimos de prisa y corriendo y luego seguimos al centro del pueblo a tomar una cerveza. Cuando volvimos a la casa, Maruja estaba curioseando en uno de los comedores, el de los desayunos, ojeando unos libros, así que pillamos las provisiones y nos dirigimos al del piso superior, un salón comedor enorme y precioso, pasamos un buen rato, la conversación de la cena ha sido amena y entretenida, quizás se nos ha subido un poco el vino, aunque no hemos bebido mucho, hemos filosofado mucho. Todos somos buena gente, yo ya se que a veces soy un poco cascarrabias, pero es lo que hay.
Y para finalizar la noche, cuando nos íbamos para cama en el corredor encontramos a dos compañeras que estaban en la habitación contigua, y si mal no recuerdo venían de Ribadeo, aunque una creo que no era gallega, y nos quedamos un rato más charlando con ellas. (Moncho y yo volvimos a coincidir con ellas en otro tamo del camino).
Martes 3 de agosto: TRIACASTELA-SARRIA ( Por San Xil).
( La etapa más bonita del camino)

He vuelto a madrugar, he desayunado en Triacastela antes de salir, el resto se han quedado en la casa rural, durmiendo un poco más, pues los desayunos los dan partir de las ocho.
Salí antes de las siete, seguí calle abajo, hacia la derecha el camino asciende por el cauce del Arroyo Valdescuro, una zona muy verde y densamente arbolada que pasa por la aldea de A Balsa, con su pequeña Capilla de Nosa Señora das Neves. El primer medio Km lo hice en compañía, pero al llegar a la primera pendiente, los más rápidos me adelantaron y otros se quedaron atrás, me quede sola, todavía es de noche, caminando por el medio de las sombras, sintiendo la soledad del camino, colina arriba, mi vida, esos momentos fueron desde el silencio absoluto, roto solo por el ruido de mis pisadas, hasta el trinar de los pajarillos, esperando que amaneciese, al fondo y a los lados del camino, aldeas desiertas, sin vida, capillas vacías, la gente está dormida, empieza a despuntar el alba, asoma la claridad del día, instantes de miedo,ya en el alto de San Xil comienza a amanecer, la bruma se disipa dejando paso a tonos azules y dorados, el paisaje cubierto de vegetación comienza a dar paso a las amplias panorámicas, aunque el terreno todavía sigue en suave ascenso hasta llegar al Alto de Riocabo, con casi 900 m. de altitud, donde comenzará un nuevo descenso , fueron 6 km de soledad, ni un alma, con la mirada puesta en la distancia y el camino, y a la espera del próximo mojón, buscando las huellas de los caminantes por esos caminos polvorientos para tener la certeza de que no me he perdido. Cuantos pensamientos, recuerdos y sentimientos encontrados han pasado por mi cabeza durante esos 6 Km. , tan feliz y tan triste a la vez... haciendo amigos invisibles por esos caminos polvorientos, sintiendo por momentos que la vida es maravillosa y por otros que todo es una mierda.
La montaña me ha acompañado hasta aquí y ya no quiere continuar. Ya empiezo a encontrar gente, primero unos ciclistas, luego viandantes, incluso jinetes, comienzo un descenso bastante pronunciado por un camino muy empedrado, así que disminuyo el ritmo, a partir de ahora el terreno se vuelve ondulado, con suaves pendientes que enlazan constantes subidas y bajadas, y una vegetación desbordante que invade las grietas de las piedras llenas de polvo y vida, los prados con vacas rubias, cachenas, frisonas... pastando por doquier, 4 Km más adelante me paro en el primer bar que encuentro en esta etapa del camino para reponer fuerzas, recuerdo que tomé un café con hielo, fui al baño y seguí andando, cruce varia palabras con unos muchachos muy majos, a los que se unió un ecuatoriano que venía haciendo el camino desde Andalucía, se había quedado sin trabajo recientemente y decidió peregrinar a Santiago antes de volver a su país.

Aun queda mucho camino donde se van alternando tramos de tierra con otros de asfalto, y alguna que otra bajada pequeña y empinada, un paisaje rural de exuberante belleza por caminos y senderos rodeados de vegetación autóctona y pequeños bosques, los últimos cuatro kilómetros se recorren en suave descenso por un pista que avanza en paralelo y pegada a la carretera hasta llegar al lugar de Vigo, a la misma entrada de Sarria, asfalto y con un sol de justicia, mis pies empiezan a resistirse, ya tengo algunas vejigas, al final los últimos metros fueron un verdadero martirio. Paré un momento en un área de descanso casi a la entrada de Sarria, y allí encontré a una de las componentes del grupo de Alicante, la pobre estaba rota y a la espera de que el coche escoba pasara a recogerla, seguí hasta el pueblo y al llegar a la oficina de turismo, llamé a Moncho, todavía le faltaban unos 5 Km para llegar, viene solo, el esto de grupo se ha quedado atrás, pregunto si puedo espera allí, me dicen que si, apenas son las 12,30, la gente de la oficina es muy amable, indican a los peregrinos donde están los albergues, telefonean a unos y a otros preguntando donde hay sitio, e incluso les buscan hostales donde pernotar esa noche, pasadas las 13,30 aparece Moncho, y nos dirigimos al centro del pueblo, nos sentamos en una terraza a tomar una cerveza y contactamos con nuestros compañeros y por las explicaciones que nos dan calculo que aun están a más de una hora y medía de camino, mis pies están doloridos así que llamó al hostal donde teníamos reserva para pasar la noche para preguntar si dan comidas y una vez qué me lo confirman y ya qué está a las afueras de Sarria decidimos pillar un taxi y irnos para allá a comer y descansar mientras llegan nuestros compinches.
Se ha terminado esta mi segunda etapa y todo lo que queda de ella aparte de la belleza singular de los pueblos y bosques por los que he pasado, son unos pies muy doloridos y llenos de vejigas qué están deseando refrescarse un poco.

3 comentarios:

  1. Un blog magnifico, esos viajes tan detallados.....yo amo Galicia soy hija de gallego , de Chantada Lugo y se me pone el pelo en punta de ver la Ribeira Sacra, Santa Tecla, cañones de Sil y un largo etcetera, asi que me quedo viajando por a miña terra nae ( por parte de padre ) y soy tu seguidora a ver si consigo dar una vueltecillo por esa bendita tierra.
    Te invito a que visites mi blog en Alicante y veas los desfiles de Moros y Cristianos, cocina, en fin de todo un poco.

    tremendita-tremendita.blogspot.com

    Saluditos

    ResponderEliminar
  2. Escreves ao sabor do vento, deixas teus rastros por onde passa. maravilhoso.
    abraços

    ResponderEliminar
  3. Vim aqui parar através do blog da tremendita e gostei. É muito interessante o seu blog.

    http://osmeusremedioscaseiros.blogspot.com

    ResponderEliminar