martes, 9 de marzo de 2010

NA MIÑA VIAXE POLAS GRAÑAS DO SOR ( 1 )

O HORREO E A CASA DO PEDRON


Tardes de invierno, tardes ventosas pero hermosas, que dispersan las nubes, hoy ya no baten contra mi ventana las gruesas gotas de lluvia, miro a través de los cristales contemplando un paisaje que lleva consigo una tranquila e insondable melancolía, después de las lluvias y las nieves de este invierno, estos rayos de sol alegran esta silenciosa y vaga soledad.
Despierto de mi sueño, levanto la mirada y allí está el viejo hórreo, mejor dicho lo que queda de el, y me pregunto: ¿ Algún día fue hermoso? ¿Alguien reparó en su belleza? ¿qué se de el?, nada.
Su historia y la de esta vieja y derruida casa, los que podían contármela se han ido, solo se que era Casa Grande, casa de ricos, que la familia con los años ha ido desapareciendo, solo quedan dos mujeres una viuda y otra soltera y que viven en A Coruña, pero mi imaginación trabaja sola, no necesita de viejas historias, ni de la gente que moro en ella para darle vida, pues la primera vez que reparé en ellos ya estaban así, al menos el viejo hórreo, las paredes de la casa se han derruido el pasado invierno, quizás fue por eso que llamaron mi atención y cada vez que voy a la aldea, me pregunto si siguen en pie, y tengo una necesidad imperiosa de acercarme al lugar y comprobar que siguen ahí resistiendo como pueden los envites del tiempo
No soy una persona ni solitaria ni vagabunda, pero aveces la tristeza y la melancolía, ( no la soledad, porque no estoy sola) me llevan de nuevo a pasear por esa tierra humilde callada y labriega

Esta foto es de la primera vez que reparé en el viejo hórreo
FRAGMENTO DE UN POEMA DE CURROS ENRIQUEZ

...E, mentres, a xusticia chama á porta
do labrador; non o topando dentro
pega no pote, na arca e mais no carro,
¡e lévao todo, e véndeo todo a eito!
¡E mentres, o grau móllase no hórreo,
nun curruncho o legón púdrese quedo,
roe o verme a pataca i as toupeiras
non deixan herba viva no lameiro!
O servicio do rei chama ós mociños,
e como onde non hai... nulla est redemptio,
¡alá se van pra non volver ¡coitados!,
tras si deixando desconsolo eterno!...

2 comentarios:

  1. Que pena, que las cosas antiguas se dejen perder, abrazo

    ResponderEliminar
  2. Delicado blog. Pequeños detalles de historia, que se cruzan en tu vida. Saludos

    ResponderEliminar