domingo, 7 de marzo de 2010

Primera parada en nuestra ruta por el bajo Miño

BAIONA

Fue el 1º de mayo, no recuerdo a que hora, pues yo me levanté temprano para ver amanecer, debí de volver sobre las 9 de la mañana y desperté al resto de la tropa, desayunamos, y con la nevera a cuestas, salimos para hacer una parte de la ruta del BAJO MIÑO, nuestra primera parada, Baiona, su privilegiada situación al sur de las Rías Baixas y su magnífico microclima son inmejorables para el abrigo de las embarcaciones deportivas y de pesca, el día, como podéis apreciar nos acompaño, estaba estupendo,llegamos a Baiona y nos dirigimos a la Fortaleza de Monterreal.



Las vistas son espectaculares y dignas de disfrutar


se estaba disputando una regata, no se cual,

y el ambiente era estupendo, dimos un paseo por la fortaleza y luego nos adentramos en sus calles , y al final subimos a comer a la Virgen de la Roca, donde hay una especie de área recreativa con bancos y mesas de piedra, el campo era una hermosa alfombra cubierta de flores amarillas, una delicia


Breve historia de Baiona

Se atribuye la fundación de Baiona a Diomedes de Etolia, hijo del fundador de Tui. Cuando los romanos invadieron a mediados del siglo II A.C. la Península Ibérica intentaron tomar también Baiona, cosa que impidió el caudillo lusitano Viriato. Un siglo más tarde Julio César organizó aquí a su ejército para expulsar a los herminios de las islas Cíes.

Fecha clave en su historia es el año de 1201, cuando Alfonso IX de León concede a la antigua Erizana el nombre de Baiona y le otorga privilegios para el comercio marítimo. Así se desvinculó del monasterio de Oia y comenzó su carrera para convertirse en una de las villas costeras más importantes de Galicia.

Por su valor estratégico fue atacada en el siglo XIV por portugueses e ingleses,
conflictos que la arruinan, hasta que en 1425 vuelve a cobrar impulso cuando Juan II decide que Baiona y A Coruña sean los únicos puertos gallegos con capacidad para importar y exportar mercadurías.

En ese siglo fue también escenario de las luchas feudales gallegas, pero su momento glorioso le llega al final del mismo, en 1493, cuando arriba a su puerto la Carabela Pinta,
convirtiéndolo en el primer lugar de Europa que conoce el descubrimiento de América. En 1497 los Reyes Católicos conceden a la Villa numerosos privilegios y ordenan a la población vivir dentro de la fortaleza de Monte Boi.

En el siglo XVI, época de gran esplendor, volvió a ser asediada por flotas enemigas, entre ellas la del pirata inglés Drake, que fue ahuyentado de esta bahía por el conde de Gondomar. En los dos siglos siguientes siguió sufriendo ataques. Era entonces el principal puerto de la ría de Vigo y, aunque participó en la expulsión del ejército napoleónico de Vigo, nada pudo hacer ante la armada anglo-holandesa en el hundimiento de los galeones de Rande. En el siglo XIX dejó de ejercer su jurisdicción sobre el Val Miñor y comenzó el declive de su puerto

4 comentarios:

  1. Uf como disfruto con tus viajes...me encantan esos paisajes del norte frente al mar... un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Uma bela montra de fotos. Paisagens e locais lindissimos. Parabéns

    ResponderEliminar
  3. Excelente trabalho!
    Que saudades desse sítio...

    ResponderEliminar